m

La planchadora

¿Recuerdan la entrada del Baúl del libro? En ella di comienzo a la andadura de aquel primer libro blanco que con imágenes como éstas, correspondió a una nueva etapa en mi vida, comenzaba mi estancia en Bélgica en 1994. Me gustaría que poco a poco vean el cambio que da uno mismo a lo largo del tiempo y en cómo las emociones se abren paso a través de la fuerza de impresión de una línea, del tratamiento de una mancha, o en el uso de las expresiones y temas elegidos; aunque los temas en realidad no se eligen, ellos fluyen por si solos y en ocasiones uno no es consciente del ¿por qué? Hasta que llega un momento, con los años, que los temas surgen por cuestiones de trabajo y aprendes a dominar tus emociones y la frescura de aquellos días se pierde en gran medida.
Una cara habitual del Café
Marionetas con flores
En el puerto

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dos + 4 =