m
Deseo comenzar la entrada de mi exposición, con uno de los cuadros más mágicos, acompañado de uno de los textos escritos por esta joven promesa, historiadora del arte, apasionada de las artes y aún si cabe, mejor persona, Azucena Arteaga Medina.

Permanecerá abierta hasta el 30 de enero, para que pueda ser contemplada esta muestra, tanto de obra pictórica, como en menor cantidad de grabado; siendo esta la expresión plástica que más le apasiona y que además la caracteriza.
Ambas técnicas y soportes presentan una figuración muy personal, que en ocasiones, erróneamente ha sido calificada de hiperrealista, y que sin embargo, ofrece a la mirada no la mímesis de la realidad, sino un intenso mundo imaginado o vivido, inundado de símbolos.
Su obra no se queda en el esteticismo, y mucho menos es moderna, en lo que a conceptual se refiere, tampoco es expresionista, por lo contrario, encierra un imaginario que ya forma parte de su iconografía.
Se trata de una figuración muy personal, que lejos de hacer crítica social, encierra un intenso mundo interior, que habla del pasado, o del presente, del sueño de los durmientes, del dormir de los momentos, o del sueño del recuerdo.>>

Azucena Arteaga Medina

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

uno × dos =