m

PROCESO HUECOGRABADO
TÉCNICA INDIRECTA
1. PREPARACIÓN MORDIENTE Y MATRIZ

Lo que pretendo con las siguientes entradas sobre el grabado en hueco, es acercar un poco más la teoría a quienes les pique la curiosidad de lo que es un «grabado» a diferencia de un «dibujo» realizado directamente en papel. Muchas veces para los que no han estado en contacto con el grabado confunden una técnica del huecograbado, en aguafuerte con una «plumilla». Esto se debe a que la manera de ejecutar el dibujo es la misma, pero los medios, el fin como el resultado, son muy diferentes.
Espero hacer entendible las palabras en imágenes, ilustrando el proceso de un «aguafuerte», odicho de otra manera, grabar una imagen en metal bajo la acción de un agua-fuerte o ácido.

El aguafuerte, es una de las técnicas que más utilizo combinada con el aguatinta, conocer esta primera será suficiente para entender mejor las demás.

Actualmente utilizo el cloruro férrico para morder las planchas de cobre y el ácido nítrico para las planchas de zinc. El ácido nítrico desprende vapores nocivos que se condensan en la zona de trabajo a no ser que cuentes con una buena ventilación y su acción con el cobre se multiplica, además le afecta la temperatura ambiente y según la estación del año esto es un contratiempo, al menos en donde yo vivo.
Les habrá llamado la atención la palabra «morder» se llama así a la acción del ácido o sal que corroe o «come» el metal. En Percloruro de hierro, por ejemplo, es también conocido como Mordiente de Edimburgo.

El cobre como matriz para un grabado, es más duro que el zinc, permite una mayor tirada de la plancha (su edición en papel) y se puede realizar en él muy finas líneas, pero en contra las calidades tonales son más difíciles de conseguir que en una plancha de zinc. El zinc, en cambio, es más blando, genera menos toxicidad al ser mordido por el ácido nítrico, es más sencillo conseguir en él diversas calidades tonales, pero su tirada siempre será menos a la de una plancha de cobre. así que dependiendo el fin y las ganas elegiremos el metal a grabar.

El precloruro de hierro, Fl 2 Cl 3, no es un ácido es una sal, una de sus mayores aplicaciones es en electrónica, en muy pequeñas dosis para realizar los circuitos impresos, en nuestro caso, necesitaremos grandes cantidades de ese material hasta llenar la cubeta a usar. Cuento con alguna anécdota a la hora de quererlo comprar, una terrorista parecía y es que necesité muchos botes de estos para conseguir 4 litros.

Aquí fotografié la información que trae para el que esté interesado en leerlo.

El cloruro de hierro, se vende así en forma de pepitas de oro, muy monas ellas pero hay que protegerse bien para poderlas manipular, manos y vías respiratorias, además dónde cae una, mancha sin remedio.

La formula que utilicé fue de 2400gr. x 1 litro de agua, con ello consigues una disolución a una densidad de 45º Be (beaumé).
Este es el pesa ácidos, que en este caso ha de ser para líquidos más densos que el agua, con él mediremos su densidad.

Una vez disuelto tiene este aspecto acaramelado.

Si por ejemplo te interesa que muerda más, por ejemplo la requieres a 40º Be, para ello se le añade un poco más de agua. En cambio con el ácido nítrico a más cantidad de agua, más débil será la mordida por el agente.

Por cierto, hay más factores que influyen en este tema de la «mordida», aquí no los cito porque no viene a cuento, así que por favor ni se les ocurra a ciegas y sin más información que ésta a ponerse a probar con ello.

A continuación vamos con la plancha, normalmente empleo el cobre. Desde 1998 he recortado mis planchas por una historia que surge a raíz de unos recortables de mi infancia, así que me he ido haciendo con diversos materiales, cómo sierra, tijeras, una cizalla…para recortar el metal y darle la forma que deseo.

Ahí está recortada.

Otro paso importante es rebajar los bordes, esto recibe el nombre de «biselar». El bisel tiene esto doble función, la primera y clave es que permitirá desplazar la plancha sin problemas bajo el rodillo del tórculo a una gran presión presión y segundo que no corte o rompa el papel como los fieltros que cubrirán a modo de «cama» la plancha.

Lijamos y pulimos la plancha, con lijas de agua que vayan de menor a mayor numeración desde 400,600,800,1000, a 1200.

Si nos interesa que quede como espejo porque nuestro trabajo requiere conseguir blancos puros o que no aparezca ni una sola línea extra que no haya sido dibujado por nosotros.

Entonces damos paso al alambrillo y después usas u abrillantador; los clínex son muy suaves y con «rinci», una pasta abrillantadora para metales, se quedan vamos impecables. Pero ya les digo este nivel de pulido dependerá de cada uno y del nivel de exigencia de la image, en mi caso que muchas son miniaturas y de gran detalle, no me queda otra que currármelo bien.

Voilà se! ahí está, como un espejo, ahora el siguiente paso será el proceso de mordido.

Espero que haya merecido la pena y les sirva, se admiten comentarios a favor o en contra, je, je no seais durillos, eh!. Hasta dentro de unos días.

4 comments

  1. 17 diciembre, 2009 at 13:32 Pablo de Souza

    Gracias Patri por compartir tus experimentados conocimientos con nosotros. Las fotos son muy didácticas y claras. Muy esclarecedor la cita sobre los «recortables» de infancia. Un abrazo y nos vemos en la expo.

  2. 5 febrero, 2010 at 10:07 María del Mar

    Patricia, tienes un blog precioso. Enhorabuena.
    http://fcom.us.es/blogs/tecnicasdegrabado

  3. 2 noviembre, 2010 at 1:56 Anonymous

    hola pati nadamas quisiera saber donde conseguiste el polvo de cloruro ferroso ya que yo quiero hacer otras pruebas para ceramica y como soy nuevo en esto no se en donde conseguirlo agradesco tu atencion cuidate y espero me puedaas hayudar gracias hasta pronto

  4. 3 noviembre, 2011 at 22:32 Patricia Delgado

    Repasando el blog, he visto el comentario tras un año. Lo siento.
    El percloruro de hierro se consiguen en tiendas de electrónica. La venden para hacer circuitos de electricidad. En Tenerife no la he conseguido líquida, ni tampoco por temas de seguridad te la mandan por correo. Pero en la Península la puedes comprar ya preparada para su uso. Conozco una droguería de estas de toda la vida y en la que consigues lo que no encuentras en muchos sitios. Se encuentra en Madrid, se llama Manuel Riesgo, S.A.Una tienda de productos químicos.
    http://www.manuelriesgo.com
    C/. Desengaño 22 CP.28004 Madrid
    Si necesitan saber algo más. Me pueden escribir a mi correo de patrispatris@hotmail.com, así lo veré con seguridad.Saludos

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − once =