Imagínense cuando era una pitufa y veía a mi tía Margo. Ella era la independiente de la familia, soltera (cosa que me parecía por entonces algo muy extraño y sospechoso, je, je), viajera y hablaba inglés (¡tenía amigas en el extranjero!…¿?…eso me parecía la bomba) todo eso y más, era para mí algo fuera de lo normal, inalcanzable y ¡lo mejor! a su vez. Hoy en día sigue viajando tanto o más que antes y no quisiera quedarme yo detrás, je,je… Al realizar esta imagen, para un cuento, la imaginaba a ella, a mi tía Margo observando un mundo lleno de color, así que es esta la imagen que le dedico por sus sanos y bien cumplidos años. Un besote guapa.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − cuatro =